Imprimir
Correo electrónico

Muffins de morasExiste un placer sencillo y al alcance de todos: el de hacer uno mismo los bizcochos caseros, los de toda la vida. ¿Lo hueles? ese perfume de nostalgia, de esos bizcochos que suben en el horno o de esas cacerolas que guardan sus secretos a fuego lento durante horas. Hemos escogido algunos de típicos de nuestra infancia, aunque seguro que falta ése que hacía la abuela en su cocina llena de caramelos y sorpresas.

 

Bizcocho cuatro cuartos

Simple, básico pero no por ello menos delicioso. Ideal para desayunos de domingo.

Bizcocho amarmolado

Volutas de placer en la merienda de los niños

Bizcocho de yogur

aire con sabor a aceite y azúcar

Muffins de moras

bueno para la vista y el olfato. Un pecado para el paladar.

Plum Cake de frutas confitadas

El tea-time es para relajarse, disfrutar y mirar de reojo la última rebanada de plum cake inglés.

Plum cake de manzana y miel

Menos vistoso que su primo inglés, pero le saca una buena ventaja en sabor.

Torta de San Pedro

Mejor con un café intenso. Colisión de caracteres: el negro amargo y la sal de la mantequilla.

Cookies de chocolate

El secreto de la felicidad es redondo y plano.

Crestas de manzana y canela

Basta un mordisco para no poder parar. La canela se queda en el recuerdo durante toda la tarde

 

Regístrate para crear tu propia guía de restaurantes.

Iniciar sesión

Regístrate para añadir tus propios vinos.

Iniciar sesión

Regístrate para añadir tus propias recetas.

Iniciar sesión

Publicidad

Temas

Búsqueda